No Permitas Que Nadie Venga A Tí Sin Irse Mejor Y Más Feliz




No permitas que nadie venga a tí sin irse mejor y más feliz. Se la expresión viviente de la bondad de Dios; bondad en tu cara, bondad en tus ojos, bondad en tu sonrisa.